Menú Cerrar

Edición de Contenidos Educativos para la Educación Virtual

Roberto Paz Puhiera
UNAN-Managua
rpaz@unan.edu.ni

Resumen

La Dirección de Educación a Distancia Virtual (DEDV) de la UNAN-Managua, con el propósito de asegurar la calidad de los recursos didácticos con los que cuenta un curso, ha establecido una estrategia de calidad, que tiene como principal objetivo Garantizar que los recursos estén exentos de errores ortográficos, gramaticales, tipográficos, de redacción y a la vez garantizar que los créditos y derechos de autor sean respetados, antes de la publicación e implementación en los programas educativos que se imparten en la modalidad virtual, a este proceso se le conoce como edición de contenidos educativos digitales.

La edición de contenido educativo digital para modalidad virtual, es implementado bajo los principios establecidos en la edición tradicional, además incorpora el uso de nuevos formatos y herramientas disponibles en la Web, aprovechando el avance tecnológico que proporciona nuevas opciones que favorecen la disminución de incidencias de comprensión al momento de su implementación. Este proceso contempla las etapas definidas para la edición de contenidos a excepción de la publicación impresa y distribución de obras.

Partiendo desde la experiencia de la DEDV, los contenidos educativos digitales atraviesan por diferentes etapas antes y después de ser revisados por los editores, existen diversas áreas que trabajan en conjunto para que los recursos educativos sean lo más eficiente y eficaz posible, a fin de contribuir al desarrollo del programa de estudio de manera integral y con el menor índice de incidencia posibles hablando en específico de la calidad de los recursos y actividades que lo componen.

Palabras claves:

Educación Virtual, Educación en Línea, e-Learning, Edición Digital, Recursos Didácticos

Introducción

La Dirección de Educación a Distancia Virtual (DEDV), en cada una de las áreas que la componen, realiza un proceso de revisión y evaluación detallada de los recursos y actividades elaboradas para los distintos cursos, este proceso de desarrollo transita en la edición de los mismos por parte del equipo de editores asignados a esta tarea, los cuales revisan los recursos y actividades antes y después de ser incorporados a la plataforma.

Antes de abordar el tema de edición, es necesario conceptualizar este término, de acuerdo a EcuRed (2019):

“…es la preparación de un texto, una obra musical, una película o un programa de radio o televisión para ser publicado o emitido, cuidando de su forma y su contenido.

La definición anterior se puede ampliar al incorporar los recursos multimedia digitales que también se producen y difunden en la actualidad y que necesitan de una revisión de contenido y de diseño antes de ser publicados.

Siguiendo con los conceptos tradicionales, la edición de contenido es la etapa en que, se corrige la ortografía del texto (puntuación, gramática, uso de mayúsculas, fuentes utilizadas, uso de pronombres, tiempos verbales, entre otros elementos). De igual manera, se comprueba la veracidad y originalidad de la información a publicar con el fin de evitar plagios (Rengifo, N. 2016).

Al concepto anterior debemos añadirle que más allá de la corrección del texto, se deben tomar en cuenta los recursos tecnológicos que se utilizan en la educación virtual. Actualmente existen multitud de herramientas, formatos y soportes de contenido. La edición de contenido también implica la revisión de imágenes, audios, videos, subtítulo, texto e hipertexto. Siempre con la misma finalidad, que el contenido esté bien fundamentado, esté apropiadamente escrito y acorde con la temática a impartirse en los programas educativos.

Si la edición es un proceso, debe haber una persona encargada de realizarlo, en este caso sería el editor de contenido. Simplificando, el editor debe ser un buen observador y detallista para identificar cualquier fallo por muy pequeño que pueda ser. Por tanto, podríamos decir que es el encargado del control de calidad de los distintos recursos que se presenten en un curso.

Métodos

Para el desarrollo de este artículo se realizó un proceso de sistematización de la experiencia de la DEDV en la edición de contenido, además de realizar un análisis documental de distintas fuentes bibliográficas que fundamentan las bases de los procesos de edición de contenido.

Las fuentes de información proceden de sitios web confiables, especializados en el área de edición de contenidos. Los documentos seleccionados permitieron establecer los fundamentos del tema a desarrollar en este artículo. Se emplearon el análisis y síntesis de revisiones documentales y bibliográficas sobre las temáticas relacionadas con el objeto de la investigación.

Retomando uno de los aspectos básicos del proceso de edición como es la revisión de los contenidos, se considera importante este artículo ya que dará respuesta al por qué la edición es fundamental que sea parte del proceso al elaborar contenidos educativos digitales.

Resultados

El proceso de edición de contenidos en la Dirección de Educación a Distancia Virtual, está constituido por una serie de etapas que tienen como finalidad desarrollar los distintos recursos y actividades que serán implementados en un curso ofertado bajo la modalidad virtual. Estos recursos y actividades, al igual que en los formatos tradicionales deben cumplir con el rigor y calidad que demanda un proceso de edición de calidad para ser publicados.

Proceso de Edición y su Evolución

Explicado de forma breve, el proceso editorial (tradicional) se compone de diversos pasos, desde la creación del libro por parte del autor hasta el consumo de este por parte del lector.

Tomando el ejemplo de la Universidad Complutense de Madrid. (s.f.) podemos decir que las etapas del proceso editorial son:

  • Primero, el autor hace entrega de un manuscrito original a un editor. El original es el material que va a servir de base para el futuro libro. El editor decide si este escrito es apto para su publicación o no. Puede ser tanto el autor el que contacte con un editor o la editorial la que haga un pedido a un autor.
  • La segunda fase es la evaluación editorial. Esta parte consiste en un análisis de la factibilidad editorial. Para ello, se tienen en cuenta criterios como los siguientes:
    • Si el original entregado tiene el nivel de elaboración adecuado (es decir, si es un libro «bien hecho»).
    • Si el original cumple a cabalidad con las funciones para las cuales fue concebido.
    • Si la fabricación del libro es factible, lo que se deduce a través de un análisis de los costes.

Esta parte termina cuando la comisión acepta o rechaza la publicación del libro. También puede darse el caso, muy común, de que la comisión devuelva el original al autor con el fin de que lo reelabore, lo amplíe o le haga las correcciones que vengan al caso.

En esta etapa la editorial también tendrá en cuenta si el original del autor está encuadrado dentro de los llamados derechos de autor, que varían según el lugar en el que se sitúe la editorial.

  • La tercera fase es la revisión filológica, que consiste en la investigación del texto para hallar el trasfondo cultural y vital que subyace tras este. Más tarde, se corrige el texto en cuanto a gramática, estilo, ortografía, puntuación, acentuación o redundancias. Se prepara teniendo en cuenta la estructura gramatical del idioma.
  • La cuarta fase es la diagramación o composición, es la puesta en página de la obra. Este proceso forma parte del periodo de pre impresión, es decir antes de imprimir la tirada, en donde se fijan las pautas de los procesos anteriores y se le da forma gráfica final al texto y las imágenes que conforman la obra.

Las llamadas «artes finales» son consideradas dentro de este mismo proceso en donde se agregan los últimos detalles artísticos antes de la impresión/materialización de la obra.

  • Finalmente, el libro se imprime. A menudo la impresión se realiza como un proceso industrial a gran escala, y es una parte esencial de la edición de libros.

El caso expuesto anteriormente contempla el proceso de edición tradicional que se centra en el tratamiento del texto de una publicación, ya sea un libro, una revista o un periódico, desde la elaboración por parte del autor, la revisión ortográfica y gramatical y de estilo hasta su impresión, revisión y distribución.

Hoy en día la información, se puede transmitir por múltiples formatos, en el entorno digital se cuenta con un sinnúmero de recursos multimedia para transmitir lo que se desea, ya no solamente es un documento de texto, que, aunque se define un diseño, se elige una tipografía y se organiza el texto de una manera más agradable para ser leído en una pantalla, aún allí se continúa con el tradicional método de presentar la información con texto.

Ahora se cuenta con documentos de texto interactivos, que complementan con imágenes y enlaces que enriquecen y dinamizan el contenido. Ni hablar de los recursos multimedia, como los videos, que pueden ser desde un tutorial para explicar cómo se utiliza una herramienta, mostrar un experimento científico o dar una cátedra de un tema en particular. También están los podcasts que varían dependiendo de la especialidad de su autor, pueden ser desde entrevistas hasta disertaciones filosóficas. Además, están las herramientas didácticas que se utilizan como apoyo o que incluso pueden llegar a ser tan complejas que desarrollan un tema completo, como los mapas mentales, infografías, líneas de tiempo, álbumes de imágenes/fotografías, presentaciones interactivas, etc.

A pesar de que actualmente se cuenta con todos estos recursos, siempre se tendrá la necesidad de revisar si su diseño y contenido está bien trabajado, si es necesario, si se acopla y si transmite el mensaje que se tiene por objetivo. Su diseño podrá depender de la creatividad, pero su contenido dependerá de una investigación consciente y responsable que permita obtener una información confiable, veraz, de calidad científica y objetiva.

La edición entonces sigue vigente, la metodología empleada casi no se ha modificado, solamente que ahora se toma en cuenta otras características de acuerdo al tipo de recurso que se está editando, pero la finalidad sigue siendo la misma, lograr calidad en los distintos recursos que se trabajan.

De acuerdo a Paul Spence (2013) podemos distinguir cinco perspectivas o aspectos de la edición digital:

(1) Conceptos (objetivos, público, propósito de una edición); (2) metodologías (métodos de edición y su realización en soporte digital, herramientas, flujo de trabajo, formatos de edición y su capacidad reproductora, lenguajes y estándares usados); (3) funciones y modos de acceso a la investigación (cómo se presenta la información y cómo el lector / usuario interactúa con ella); (4) sus salidas en forma de publicación (formatos de publicación, grado de apertura de los métodos usados y datos creados, principios de interfaz entre investigadores y luego entre investigador y lector / usuario), y (5) infraestructuras (soportes de entrega de la información, formas de preservación).

Retomando una idea del listado anterior, Spence no define el receptor con una sola palabra, si no que decide utilizar dos términos, lector y usuario; esto se debe a que el contenido digital que se difunde por internet desarrollado con las herramientas digitales que ofrece la web no es propiedad exclusiva de un sector, como anteriormente estaba ligada a los investigadores, especialistas y docentes; ahora gracias a la interactividad y al fácil acceso, los receptores, para ser más específico, los estudiantes dejan de ser seres pasivos y se convierten en creadores que aportan contenido.

Se considera que esto último consiste en uno de los cambios más significativos que se aleja del modelo tradicional, al ser individuos, además de desarrollar sus propios contenidos deben ser sus propios editores; como se menciona anteriormente, los principios básicos de la edición se mantienen. Con el fin de que el contenido educativo sea lo más fundamentado posible, siempre debe contar con los argumentos que solo una investigación a profundidad puede ofrecer.    

Importancia

Retomando uno de los aspectos básicos del proceso de edición como es la revisión de los contenidos, se dará respuesta al por qué es importante que sea parte del proceso al elaborar contenidos educativos digitales.

Al haber errores ortográficos y de coherencia a lo largo de un texto, el lector se bloquea, se desconcentra y está más pendiente de las incongruencias y faltas de ortografía o gramaticales que del contenido, la lectura deja de ser fluida y esto ocasiona que el contenido no sea analizado ni asimilado.

Sucede lo mismo con los distintos tipos de vídeos, ya sean tutoriales o explicativos, un corte o una transición mal ejecutada, un efecto o animación a destiempo causan ruido, lo que afecta la comprensión de la información que se presenta; pasa también con los archivos de audio, el sonido debe ser lo más limpio posible, el locutor debe vocalizar correctamente, debe conseguir hablar a cierto ritmo, ni rápido ni lento, con una buena entonación, sobre todo si el audio es extenso.

Todos los recursos tienen sus propias características que se deben tomar en cuenta para que se logre la trasmisión de la información de forma eficaz. Por ejemplo, una infografía, aunque esté ordenada y su contenido sea el adecuado, si la tipografía no es agradable a la vista, resultará ineficiente; lo mismo sucederá si las imágenes utilizadas no son de buena calidad o no complementan correctamente el contenido.

Lo ideal es encontrar el balance entre diseño y contenido, tanto si el diseño de un recurso es sumamente atractivo como si el contenido es interesante. La transmisión y asimilación de la información no se logrará si los elementos carecen de sus puntos más importantes. Sin importar que el diseño guste, si el contenido es superficial o inexacto no servirá, lo mismo sucede que, aunque el contenido esté bien desarrollado, si el diseño carece de atractivo, no generará el mismo interés de parte del receptor (lector/usuario).

Edición de Contenido en la DEDV

La DEDV de la UNAN-Managua se conforma por varias áreas de trabajo que se encargan de funciones particulares, estas son: Gestión del currículo, Desarrollo de Materiales Educativos, Sistemas de Administración del Aprendizaje y Gestión Académica, cada una funciona en estrecha comunicación, cumpliendo con tareas específicas para la implementación del modelo de virtualización.

En la Dirección de Educación a Distancia Virtual  (DEDV), se estableció la función de editor de contenido en el área de Desarrollo de Materiales Educativos, el proceso de edición implica estar en contacto con las diferentes áreas de la dirección como el área de  gestión de currículo quien envía el material didáctico desarrollado y recopilado por los especialistas para su revisión, que incluye la corrección ortográfica y de redacción, así como, la coherencia que debe haber entre los diferentes materiales a utilizar en un curso determinado, como pueden ser, documentos de texto, videos (presentación, explicativos, tutoriales), audios, infografías, etc. Además, se encarga de que el contenido respete los derechos de autor, tanto si es un documento original o elaborado por terceros.

Para confirmar si se cumplen los derechos de autor, lo primero que se observa es si el documento está fundamentado correctamente, si las citas textuales (de haberlas) y las referencias bibliográficas cumplen con las normas establecidas por la Asociación Americana de Psicología (APA) en su última versión. En la actualidad se ha extendido el uso de licencias que establecen reglas para utilizar y compartir obras protegidas bajo derechos de autor, pero cada licencia tiene sus particularidades y restricciones, por eso es importante investigar el origen de cada documento, ya sea, un texto, un recurso audiovisual o multimedia, antes de utilizarlo, para evitar infringir los derechos de autor.

El proceso de edición de contenidos de la dirección se desarrolla en dos etapas:

La primera etapa consiste en la revisión del diseño didáctico, guiones didácticos, guiones de vídeo, presentación docente, ficha descriptiva, guías de trabajo y documentos de lectura por parte del asesor curricular del área de Gestión del Currículo, luego pasa a edición.

La edición de contenidos es el segundo filtro para la evaluación continua del proceso de virtualización, el primero son los asesores curriculares que garantizan la calidad de los entregables en los procesos antes descritos, en la edición de contenido se revisan todos los productos resultado de la segunda etapa del proceso, la revisión consiste en: ortografía, redacción, congruencia de la documentación y si los documentos proporcionados por el especialista en la materia no transgreden los derechos de autor de alguna obra específica. Si todo está correcto se notifica a través de un correo electrónico al Coordinador del Área de Gestión del Currículo, para luego continuar con el proceso.

Una vez revisados los documentos y aplicadas las correcciones básicas, por lo general ortográficas, se retornan al área de Currículo continuando con el flujo de trabajo entre áreas establecido sobre el manejo de los recursos en la DEDV. Para confirmar si los contenidos de los diferentes recursos a utilizar son coherentes, se toma como base el Diseño didáctico del curso para cotejarlos. De haber incongruencias entre el diseño didáctico y los demás recursos el editor elabora un informe detallando cuáles son, para que, el asesor curricular y especialista en la materia revisen y apliquen las mejoras.

El proceso de edición se apoya de diferentes herramientas para verificar que el contenido cumpla con los requisitos del programa de estudio. En el caso de los documentos.; además de revisar la redacción y la ortografía, de haber palabras que no se comprenden o de las que se tiene duda, se consulta el diccionario de la lengua española, y sobre el uso de signos de puntuación, se consulta el diccionario panhispánico de dudas, ambos de la Real Academia Española (RAE). Por otro lado, para confirmar que se respetan los derechos de autor se realiza una búsqueda de información en internet para constatar que los documentos entregados no son una copia literal de alguna fuente, ya sea, por ejemplo, un libro, una revista, un blog, etc.

En el caso de la revisión de videos, además de poner atención a los cortes, animaciones y texto, también se editan los subtítulos; para realizar esta tarea se utiliza la herramienta que brinda la plataforma YouTube, se pone especial atención a la ortografía y que el texto durante la reproducción del video esté sincronizado con el audio.

La segunda etapa inicia después de que el área de Desarrollo de Materiales Educativos Digitales organiza el aula virtual donde se coloca los materiales desarrollados para el curso. La revisión en este caso se realiza en la plataforma virtual. Se examinan los documentos de lectura, los videos, audios, presentaciones, guías de aprendizaje, cuestionarios; también se coteja que las instrucciones de las actividades, los criterios de evaluación y demás elementos coincidan con lo indicado en los guiones didácticos. Si se encuentran errores ortográficos se corrigen directamente. Además, se prueban los enlaces y si los recursos como, tareas, foros, cuestionarios, listas de cotejo, rúbricas, etc. están configuradas de acuerdo a lo establecido por la DEDV y tipo de curso, sea este de grado o posgrado.

En caso de que existan errores en la configuración de los recursos en el aula virtual, como puede ser un enlace roto o incorrecto, el puntaje en las actividades, una imagen mal colocada y otros aspectos técnicos que evitan que la navegación dentro del curso sea fluida; entonces se elabora un informe con las observaciones y se envía a través de un correo electrónico al encargado o encargada de la organización del curso en su aula virtual.

Una vez aplicadas las observaciones, se considera un curso apto para facilitarse y se realiza la entrega al experto disciplinar con el propósito que este corrobore que lo que contiene la plataforma está en correspondencia con lo elaborado en el proceso de microplanificación. En esta entrega se encuentra presente el equipo multidisciplinar, además del desarrollador y coordinar de carrera o programa de postgrado.

Conclusiones

Para concluir, hay que destacar que a pesar del avance de la tecnología y de la multiplicación de soportes, formatos y herramientas para desarrollar y difundir contenido; la finalidad de la edición de contenido se mantiene vigente, una revisión consciente y detallada para que la información expuesta sea fidedigna, resulte interesante y útil para el receptor.

La utilización de diversos recursos, ya sea desde el clásico documento de texto, un audio, un video o una presentación interactiva facilita en gran medida la asimilación y comprensión de contenido a más estudiantes, cada quien tiene formas diferentes de aprender, sin embargo, sin importar el medio utilizado siempre debe ser prioridad la calidad del contenido.

La aplicación de filtros de calidad como la edición es una herramienta muy importante para lograr la finalidad principal de los recursos didácticos que es la presentación de información objetiva, coherente y lógica, que luego pueda ser retomada en las distintas actividades que un estudiante desarrolle.


Bibliografía

EcuRed. (7 de Agosto de 2019). EcuRed. Obtenido de http://www.ecured.cu/index.php?title=Edici%C3%B3n&oldid=3491245

Piura López, J. (2013). Metodología de la Investigación Científica: Un Enfoque Integrador. 312.

Rengifo, N. (24 de Octubre de 2016). Postedin. Obtenido de ¿Cuál es el rol del editor de contenidos?: https://www.postedin.com/blog/cual-es-el-rol-del-editor-de-contenidos

Spence, P. (2014). Edición académica en la era digital: modelos, difusión y proceso de investigación. Anuario Lope de Vega. Texto, literatura, cultura, XX, 47-83. Obtenido de https://revistes.uab.cat/anuariolopedevega/article/view/74

Artículos relacionados

Scroll Up